Nueva estancia en Villa Perenquén

Una vez más NATURATEN se desplaza a pasar un fin de semana en el sur de Tenerife, específicamente en Villa Perenquén, en el municipio de Guía de Isora, donde tan buenos momentos hemos disfrutado. Esta vez la estancia contó con soci@s y simpatizantes que asistían por primera vez, así como con una visita puntual “a cenar” que supuso una gran satisfacción. Vamos creciendo como asociación y nos vamos haciendo más flexibles. También es cierto que se produjo alguna ausencia significada que “perdonamos” porque el motivo era vacacional y viajero…

teide

La primera tarde ya nos proporcionó una imágenes increíbles. No solo hacía una temperatura agradabilísima sino que pudimos disfrutar de un atardecer de auténtico lujo.

atardecer1

A la mañana siguiente, como de costumbre, desayuno comunal. La mesa, que a través de las sucesivas ediciones ha ido ganando en “glamour”, se va llenando de fruta, embutidos, mermelada y, ¡como no!, nuestro imprescindible cava para iniciar el día como una celebración.

desayuno

Después de desayunar, y aprovechando una mañana esplendorosa, nos dirigimos a disfrutar de un fantástico baño en aguas de los alrededores, lamentando que aún no estuviese abierta al baño la nueva zona de playas y paseos que, una vez que se termine, dotará a nuestras convivencias de un plus más que significativo de confort.

playa

playa 3

El resto del fin de semana transcurrió como de costumbre entre charlas distendidas y relajadas en la zona “chill out”…

balinesa

… o en los patios de las casitas…

merienda

… comiendo en la zona de barbacoa con la protección “solar” adecuada a las necesidades de cada uno…

sobremesa

… sin descuidar la higiene y el orden (y dejando testimonio gráfico de ello).

fregando

En definitiva, viviendo las experiencias normales y cotidianas de cualquiera, simplemente con una indumentaria diferente… o inexistente. Unidos por el afán de pasar unas horas distendidas y relajantes que en este caso lo fueron y mucho. A todos los que participaron, total o parcialmente, gracias por convertir la experiencia en inolvidable.

pancarta

Anuncios

Nueva convivencia en Villa Perenquén 4-6 de Mayo de 2012

Una vez más nos reunimos en Villa Perenquén a disfrutar de un fin de semana de ocio y buena compañía:

Villa Perenquen, Septiembre 2011

Una vez más nos reunimos en Villa Perenquén a pasar un fin de semana memorable. Juan, propietario del establecimiento ha hecho notables mejoras y nos recibe con la hospitalidad a la que nos tiene acostumbrados. Cartel de bienvenida y aviso de que este fin de semana la zona sería de uso Naturista. Nos gusta, poco a poco nos vamos haciendo ver y demostrando que la nuestra es una opción de ocio más.
A la llegada el reparto de apartamentos, descarga de bártulos y distribución de las viandas en las diversas neveras. Sin olvidar las bebidas. Primer aperitivo en la encantadora nueva zona chill-out antes de preparar la cena. La zona de barbacoa se convertirá en nuestro comedor durante el fin de semana, a la sombra en los almuerzos y al resguardo de la brisa nocturna en las cenas.
La mañana del sábado se inicia con  uno de nuestros desayunos de película, botella de cava y ensalada de fruta que, por cierto, nos ha dejado Juan como obsequio.
Luego paseo a la costa por el interior de la finca lo que nos permite no vestirnos y llevar solo nuestros pareos o toallas. La marea baja nos brinda un baño entre las rocas en “piscina privada”. Los transeúntes miran con cierta sorpresa pero sin comentario o gesto alguno. Realmente ni nos damos cuentas de su presencia, como debe ser.
A la vuelta almuerzo a base de picoteo sofisticado y suculento. Buena conversación y después siesta.
Por la tarde solario y más charla antes de preparar la suculenta cena. Al día siguiente un grupo de esforzados hicieron una breve caminata por la costa mientras el resto nos quedábamos vagueando en el solario disfrutando de una temperatura maravillosa para la época. Como mucho en amistosa charla con la fauna local…
Los caminantes regresaron…
… y Eddy nos preparó una magistral barbacoa con un innegable estilo de profesional.
Como de costumbre, una experiencia eno-nudo-gastronómica sin igual. Repetiremos sin duda.

Fin de semana en Villa Perenquén

Aunque no siempre logramos llevar a cabo las actividades programadas pues, entre otras cosas, el tiempo juega malas pasadas, esta vez todo salió bien y pudimos disfrutar de un amplio fin de semana (de viernes a domingo) en un conjunto de casas rurales inmerso en una gran finca de plataneras y a pocos metros del mar: Villa Perenquén, en la localidad sureña de Playa de Alcalá. No fuimos muchos (siempre hay problemas) pero creo que a todos nos quedó un magnífico recuerdo de la experiencia.
Llegamos el viernes por la tarde, nos distribuimos entre las casa y habilitamos la cocina de una de ellas como cocina principal. Luego tomamos unos aperitivos para cenar posteriormente un magnífico abadejo a la brasa preparado por Eddy (a los hombres les tocaron las labores culinarias). La realidad es que se nos unió el aperitivo, la cena y una larga charla que se mantuvo hasta el momento de irnos a la cama. Por la mañana, después de desayunar, nos fuimos algunos a hacer una pequeña excursión por la zona de Chirche.
Tomás y Suso se quedaron en las casas y Pedro llegó durante esa mañana. A la vuelta de la excursión Tomás nos tenía preparado un almuerzo a base de pollo que hizo la delicia de todos los comensales y por la tarde bajamos a la costa donde Miguel nos encontró una zona de baño en unas charcas naturales.
Después del baño una nueva cena suculenta, esta vez Miguel fue el artífice de un arroz con verduras memorable. La verdad es que el hecho de que fuera 100% vegetariano nos liberó un poco la conciencia por un fin de semana tan poco austero… de todos modos nadie dijo que tenía que ser un retiro ascético ¿no?
El domingo, después de un desayuno con fruta natural, champán y otras delicatessen fuimos a una nueva caminata por los altos de Alcalá en la zona que llaman del Jaral y enlaza con el “camino de la cumbre”. Con una pendiente de más del 30% el desayuno hizo su trabajo para no dejarnos desfallecidos. Un ejercicio saludable en un entorno maravilloso, un descubrimiento para todos los que fuimos. Al volver Eddy volvió a agasajarnos con un plato de pollo al jengibre acompañado de pasta que dio lugar a una relajada y dilatada sobremesa. A media tarde recogida y foto oficial de la actividad. Como de costumbre unos días estupendos en buena compañía y para disfrute de la naturalidad en su máxima expresión.